La NASA descubre un universo paralelo donde hay rigor científico

Hoy, 21 de mayo de 2020, han aparecido en algunos medios generalistas titulares a una noticia científica como: “Científicos de la NASA hallan evidencias de que pueda existir un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás” (20 minutos), “Científicos de la NASA hallan evidencias de un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás” (Antena 3), o “La NASA halla evidencias de un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás“ (LaInformación). En estos artículos se hacen eco de una nota de prensa del 10 de diciembre de 2018 donde se hace pública la observación de una partícula que ha extrañado a los investigadores del proyecto por su energía y dirección.

Aunque sería una aportación muy entretenida para este año que está siendo un poco aburrido, no podemos celebrarlo todavía ya que, como viene siendo común, se trata de un titular para “cazar clicks” junto con una traducción de una nota de prensa copiada y pegada en el Google Translate. De la lectura de las noticias uno puede encontrar una serie de errores que podrían tener como base una falta de conocimiento de la física de altas energías o errores en la traducción de ciertos conceptos. A esto hay que añadir el hecho de que se achaca deliberadamente lo observado a la existencia de universos paralelos en lugar de señalar las posibles explicaciones de los científicos involucrados en la medida.

La primera aclaración que se debería realizar es que no se trata de científicos de la NASA, se trata de una colaboración de científicos de la Universidad de Hawaii que trabajan con el instrumento ANITA (Antarctic Impulsive Transient Antenna) que operó en la Antártida en la búsqueda de neutrinos de origen cosmológico. La relación de este grupo de investigadores con la institución aeroespacial estadounidense es puramente económica, pues sufragan los costes de los vuelos necesarios para llevar el instrumento hasta una altitud donde las condiciones atmosféricas son óptimas para la observación. Pero este error es lo de menos, ya que la justificación de que se trate de científicos de la NASA se trata de un argumento de autoridad que no debe tener ningún valor cuando se está haciendo ciencia

A la izquierda, el lanzamiento del globo aerostático que porta el instrumento ANITA. A la derecha, el instrumento ANITA con sus 8 paneles inferiores desplegados flotando a una altura de 35 kilómetros sobre la superficie de la Antártida.

El error principal que se lee en todos los artículos que se han hecho eco de esta noticia, una observación que se produjo entre 2006 hasta 2014 (el intervalo de tiempo que observaron con ANITA de forma interrumpida), es dar por hecho una de las hipotéticas justificaciones. Como los periodistas apuntan, la “observación procede de un universo paralelo donde las leyes físicas van al revés”. Lo que no señalan es la hipótesis que los investigadores principales dan la nota de prensa, que no es otra que esta partícula detectada proceda de una supernova, esto es, la muerte cataclísmica de una estrella en la cual se genera una tremenda cantidad de partículas de alta energía (con propiedades similares a la observada) y que puede ocurrir con igual probabilidad en cualquier punto del espacio. Con esto último se justificaría la dirección de la partícula observada, ya que este chorro de partículas podría haber atravesado toda la Tierra y aparentemente emanar de la superficie helada de la Antártida.

Otra de las justificaciones a las que apunta Peter Gorham , líder del proyecto, en el vídeo adjunto a la nota es que se trate de indicios de una nueva partícula subatómica no considerada en el modelo estándar de partículas. Algo bastante rompedor sin llegar a las cotas de considerar un universo vecino y ajeno.

The detections suggest that signals came from upward-moving particles that tunneled through the earth before erupting from the ice. But cosmic rays are not predicted to do that in large numbers. One possibility is that cosmic rays from a bright supernova blasted all the way through the earth.

UH professor’s Antarctica discovery may herald new model of physics

Como normalmente ocurre, de todo el conjunto de hipótesis que se proponen para justificar una determinada observación – en este caso la medida de una partícula de alta energía en una dirección no esperada – la más simple suele ser la correcta. En este caso, los distintos medios han decidido apuntar en la dirección de la existencia de un universo paralelo donde las leyes de la física “van al revés”; hipótesis que por otro lado los investigadores no plantean en ninguno de los artículos científicos que se han publicado sobre los resultados (al final del post están las referencias) del experimento.

En una revisión rápida de estos artículos se puede encontrar como en la primera publicación de resultados de ANITA, en julio de 2006, se observaron dos eventos cuya naturaleza se supone antropogénica, esto es, producidos por el ser humano ya que este tipo de partículas se pueden producir en centrales nucleares o en pruebas de armamento nuclear.

En el resto de publicaciones de resultados del proyecto tampoco se encuentran afirmaciones que apunten a la necesidad de universos paralelos. En el artículo específico, con motivo del tercer y último vuelo de ANITA, donde recogen estas detecciones anómalas que se produjeron en 2006 y 2014 se establece que será necesario una mayor recolección de datos para llegar a una conclusión estadísticamente robusta.

One possibility is that cosmic rays from a bright supernova blasted all the way through Earth—but only the 2014 detection was coincident with such an event. Another possibility is that ANITA detected radio waves emitted from a particle not accounted for in the standard model. The team says that further detections of these weird signals are needed before making any definitive conclusions on their origin.

ANITA Spots Another Inverted Cosmic-Ray-Like Event

Con todo esto no quiero desechar la idea de la existencia de universos paralelos o que sea una idea inabarcable para la ciencia en el futuro, simplemente quiero apuntar a que con una observación como esta es imposible llegar a esa conclusión. Los experimentos que sirvan para dilucidar si fue posible la generación de universos con pequeñas variaciones respecto al nuestro y que actualmente estuvieran desconectados causalmente del nuestro (eso es lo que hace que dos universos no sean el mismo) no están a nuestro alcance por el momento.

Referencias

  • Nota de prensa sobre la observación por la Universidad de Hawaii del 10 de diciembre de 2018 (https://www.hawaii.edu/news/2018/12/10/antarctica-physics-discovery/)
  • Gorham, P. W., & ANITA collaboration. (2006, July). First Results from the ANITA Cosmogenic Neutrino Experiment. In AIP Conference Proceedings (Vol. 842, No. 1, pp. 977-979). American Institute of Physics. (https://arxiv.org/pdf/1003.2961.pdf)
  • Gorham, P. W., et al. “Observation of an Unusual Upward-going Cosmic-ray-like Event in the Third Flight of ANITA.” Physical review letters 121.16 (2018): 161102. (https://arxiv.org/pdf/1803.05088.pdf)
  • Fox, Derek B., et al. “The ANITA anomalous events as signatures of a beyond standard model particle, and supporting observations from IceCube.” (2018). (https://arxiv.org/abs/1809.09615)
  • El portal “20minutos” parece haber retirado el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s